Preparación de microorganismos patógenos debilitados o muertos o de sustancias orgánicas derivadas de éstos, que se inocula a personas o animales para inducir la formación de anticuerpos e inmunizarlos contra una enfermedad causada por el patógeno.