Un análisis de los estudios publicados hasta ahora detecta, además, que las mujeres, la

gente joven y el personal sanitario son los colectivos con más riesgo de sufrir los efectos psicológicos de esta enfermedad.

 

Badalona, 10 de julio. Un estudio sobre el impacto psicosocial del COVID-19 en base a la revisión sistemática de 58 trabajos científicos ha revelado que, entre las alteraciones más habituales entre la población general figura la depresión (presente en el 46% de los estudios revisados), la ansiedad (60%), los síntomas de estrés (17%), el insomnio (17%), la percepción de soledad (3%) y el trastorno de estrés post-traumático (3%). En cuanto al colectivo sanitario, la detección de síntomas de depresión ha sido ligeramente inferior (en un 41% de los estudios revisados), pero más elevada en el caso de la ansiedad (67%), los síntomas de estrés ( 33%), el insomnio (29%), la sensación de soledad (4%) y el trastorno de estrés post-traumático (8%).

 

El estudio, que se ha presentado en la primera conferencia internacional de COVID-19 - que en la edición de este año será virtual- ha determinado que los colectivos con más riesgo de sufrir los efectos psicológicos del COVID-19 son las mujeres, los jóvenes y los sanitarios o las personas dedicadas al cuidado de personas enfermas.

 

Un dato significativo de este análisis es que sólo un 2% de los estudios sobre los efectos psicológicos del COVID-19 se ha centrado en las personas enfermas. Según el investigador de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas encargado   de   coordinar   esta   revisión,   el   doctor   Jose   A.   Muñoz-Moreno,   "esta circunstancia puede estar relacionada con el hecho de que la prioridad médica con estos enfermos ha sido atacar los efectos físicos que ponían en peligro inminente la vida de los pacientes, mientras que las consecuencias psicológicas han quedado en segundo plano". "Será a partir de ahora cuando los sistemas de salud de todo el mundo nos podremos centrar en los aspectos psicológicos de la enfermedad que seguro nos afectarán en el largo plazo", ha dicho.

 

Han participado en este estudio científicos e investigadores de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas, el departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, el Instituto Catalán de Oncología (ICO), el instituto de investigación del Sida IrsiCaixa, la Facultad de Medicina de la Universidad de Vic y la Facultad de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC).

 

Contacto medios de comunicación:

Ignasi Creus

Tlf: 670 633 120

Mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.