¿Cuántos años de garantía dice que le tengo que regalar…?

Es lamentable, pero todos hemos ido regalando más y más años de garantía a nuestros clientes en los útltimos años para no ser rechazados.

El pistoletazo de salida fue la Ley General de Protección de los Consumidores de 2007, que realmente era la transposición de una ley de la Unión Europea, por la que se extendía la garantía a dos años para los productos de consumo.

Desde entonces todos los clientes españoles dan por hecho que cualquier instrumentación científica o de un laboratorio de control de calidad debe tener dos años de garantía.

He luchado fuertemente, y aun lucho día a día para defender la cuenta de resultados de mi empresa, y por tanto demostrar que esta ley no nos afecta a nosotros. La razón es que esta ley es para productos de consumo, y los nuestros no lo son. Esto quiere decir que nuestros productos son industriales, o de venta entre profesionales. Incluso cuando vendemos al CSIC o a un Hospital, nuestra venta se parece más a un entorno B2B, que a un B2C.

En su día la empresa para la que trabajaba hizo la consulta a los abogados, y la ley está de nuestra parte, gracias a la definición que de consumidor se plantea. La Universidad, un Hospital, y por supuesto una empresa o laboratorio privado no son consumidores finales, porque actúan dentro de un ámbito profesional, donde quizás no reciben un beneficio inmediato, pero si a medio plazo.

Es decir, el cliente tipo de nuestro mercado no es un consumidor final, sino un ente que recibe emolumentos por su trabajo con lo que le vendemos, (su sueldo de funcionario, los fondos de la Comunidad autonóma o los presupuestos estatales, matrícula de los estudiantes que hacen prácticas de laboratorio, etc ).

Por otra parte, el producto que le vendemos no “Lo consume el cliente”, sino que él lo utiliza o transforma para producir un sub-producto en forma de análisis de muestras, investigación, publicaciones, etc..

En definitiva colegas, NO HAY PORQUÉ REGALAR DOS AÑOS DE GARANTÍA PORQUE LA LEY NOS AMPARA

Otra cosa es que el concepto de producto se ha modificado mucho, y en la actualidad factores que antes eran valores añadidos a nuestra propuesta de valor, como la demo, la puesta en marcha, el asesoramiento durante el período de la garantía, ahora se consideran factores higiénicos, y el ” producto incrementado” ya lo cubre todo.

El cliente lo quiere todo, y nosotros se lo hemos dato todo. Sin repara en que hay que pagarlo. De hecho aquellas estructuras donde el Servicio Técnico es un Centro de Beneficio aparte bien que nos cobran los 2, 3, o hasta 10 años de garantía de más que regalamos en cada venta.

Ha habido empresas como Nirco que ha regalado 5 y hasta 10 años de garantía en sus congeladores, y eso nos ha vuelto aún más locos…

Luchemos por no ponerselo tan facil a los clientes. A mí me teneis al lado de los que defendais el año clásico de garantía y nada más…

Comentarios   

#1 Maria Serrano 19-02-2016 12:44
Comentar que he llegado a esta página por casualidad, en concreto desde una Oficina de Información al Consumidor. De ahí que entre al comentario de Mariano el cual tiene razón y para dar información concreta respecto a la referencia a la normativa que señala del año 2007.
En cocreto se esta refiriendo al Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre que Aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias . Dicho RDL especifica que su ämbito de aplicación será a las relaciones entre consumidores o usuarios y empresarios. "A efectos de esta norma son consumidores o usuarios las personas fisicas que actúen con un proposito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio o profesión."
Entiendo por tanto que hablan de relación entre profesionales no pudiendose amparar bajo esta normativa.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar