El Blog de Ignacio Martín

Ignacio MartínJefe de Producto en Grupo Taper.

Alrededor de 20 años de experiencia en el sector de ventas y marketing en el área de bioinvestigación. Responsable de la búsqueda, implantación y desarrollo de varias líneas, principalmente de reactivos, para diferentes áreas de investigación, como Biología Molecular y Celular, Cáncer, Estrés Oxidativo, Células Madre, Inmunología, Metabolismo, Neurociencias… Entre otras.

clip image300

 

La reproducibilidad de las investigaciones publicadas ha surgido como un tema urgente a resolver en la comunidad científica. Desde organismos de financiación hasta investigadores, fabricantes y editores, es fundamental que todos estos grupos se alineen para garantizar que la investigación se realice con rigor y que sea reproducible.

 

HISTORIA

 

En 2012, un estudio histórico realizado por Glenn Begley y su equipo llegó a la conclusión de que la mayoría de los estudios sobre el cáncer no eran reproducibles: 47 de los 53 hallazgos publicados no podían ser replicados (Nature 483, 531-533; 2012) Las implicaciones para la investigación biomédica son potencialmente asombrosas considerando los miles de millones gastados cada año en estos estudios. Se ha sugerido que  28.000 millones de dólares se desperdician en investigación pre-clínica irreproducible cada año (Freedman LP, et al PLoS Biology 13: e1002165). Aunque en este fenómeno están implicados muchos factores, sin duda los reactivos (en particular los anticuerpos utilizados en una amplia variedad de aplicaciones) han estado en el centro de esta discusión.

Para tratar de poner solución a este reto, en 2013 se crea el Instituto Global de Estándares Biológicos (GBSI), cuyo objetivo es promover el uso de las mejores prácticas y estándares para mejorar la calidad de la investigación en Biociencias.

 

En 2016, bajo la dirección de este instituto, los principales interesados de diferentes sectores como academia, productores de anticuerpos, farmacéuticos, financiadores y editores de revistas se reunieron en Asilomar con el fin de discutir posibles soluciones para la validación de anticuerpos. El programa dio lugar a grupos de trabajo que actualmente se encuentran trabajando en el desarrollo de estándares de validación.

 

PASOS PARA MEJORAR LA REPRODUCIBILIDAD

 

Los investigadores son fundamentales para mantener la reproducibilidad de la investigación. Estos son algunos pasos que se pueden tomar:

 

1.        Entender

 

•        Cuando considere la adquisición de anticuerpos comerciales, confirme los métodos de validación y control de calidad. ¿Se prueba cada lote? ¿A qué test se someten? Pida los datos si es necesario.

 

•        Debería averiguar las siguientes cuestiones con respecto al fabricante de anticuerpos:

 

         

    ¿Es conocido y respetado en la industria de la investigación? Pregunte a los colegas que puedan estar familiarizados. El Informe de mercado sobre anticuerpos de Biocompare es un buen recurso.

         

o    ¿los reactivos que produce, tienen garantía?

         

o    ¿Está sujeto a un sistema de gestión de calidad definido? Busque la certificación ISO para asegurar que cumpla con las normas internacionales.

 

•        ¿Existen publicaciones con el anticuerpo? ¿Ha sido utilizado por algún colega? Busque opiniones independientes de terceros como las de biocompare.com o selectscience.com

 

•        Póngase en contacto con el soporte técnico antes de comprar si tiene alguna pregunta.

 

•        Si no está familiarizado con una técnica, reciba formación de un experto cualificado antes de empezar.

 

2.        Validar

 

•        Al comenzar con un nuevo reactivo, verifique que es el producto más apropiado para su aplicación. La mayoría de los anticuerpos no funcionan en todas las aplicaciones.

 

•        Independientemente de la validación del fabricante, confirme que el reactivo funciona para su aplicación.

 

Algunas ideas son:

 

         

o        Comparar anticuerpos de múltiples fabricantes.

       

 o        Confirmar especificidad por métodos independientes, por ejemplo, utilizar ELISA para confirmar que un anticuerpo anti-IL-2 de citometría de flujo está reconociendo correctamente IL-2.

         

o        Utilizar siempre controles positivos y negativos, así como controles de isotipo para la citometría de flujo. Además, considere validar con líneas celulares positivas y negativas donde se esperaría que

       

 o        Realizar titulaciones del anticuerpo para verificar que la unión es específica de la dosis.

         

o        Utilizar líneas célulares knockout o knockdown para confirmar la especificidad.

 

3.        Documentar

 

•        Cuando nuevos productos entren en el laboratorio, registre el fabricante, los números de catálogo y los números de lote.

 

•        Anotar siempre diluciones o concentraciones de los reactivos utilizados en los ensayos.

 

•        Al publicar, indicar siempre el fabricante y los números de catálogo de los productos utilizados.

 

•        Presentar datos suplementarios siempre que sea posible.

 

Taper distribuye los reactivos de la empresa BioLegand que patrocina y colabora con el Instituto Global de Estándares Biológicos (GBSI) en la fijación de estándares de anticuerpos. Puede verificar sus sistemas de validación y control de calidad pinchando en el menú: Antibody Validation and Quality Control.

La neuroinflamación es una respuesta inmune innata del Sintema Nervioso Central (SNC) frente a estímulos nocivos como patógenos, residuos metabólicos tóxicos o estrés crónico leve, que aparecen como consecuencia de un trauma, infecciones o enfermedades neurodegenerativas.

 

Los principales tipos de células que contribuyen a la respuesta inmune innata son la microglia,  los macrófagos y los astrocitos. Estas células constantemente supervisan el ambiente próximo a través de receptores de reconocimiento de patrones (PRRS), como los receptores tipo Toll (TLR), receptores scavenger (SR) y los receptores tipo NOD (NLRs). Estos receptores no sólo reconocen patrones moleculares asociados a patógenos exógenos (PAMPs), sino también moléculas endógenas modificadas, llamados patrones moleculares asociados a daño  (DAMPs). Después de la activación y la liberación de moléculas inmunes (por ejemplo, citoquinas), el sistema inmune innato libera respuestas inflamatorias y reguladoras a fin de contrarrestar la infección, la lesión y contribuir al correcto mantenimiento de la homeostasis del tejido.

 

Aunque la función evolutiva es neuroprotectora, la respuesta inmune innata también puede promover la inmunopatología cuando es excesiva (por ejemplo, la neuroinflamación crónica). Durante la activación crónica, la exposición prolongada de las neuronas a mediadores proinflamatorios, puede causar disfunción neuronal y contribuir a la muerte celular. Cuando se observa neuroinflamación crónica en etapas relativamente tempranas de las enfermedades neurodegenerativas, los mecanismos que impulsan este proceso pueden ser utilizados como dianas con fines diagnósticos y terapéuticos.

 

La neuroinflamación está mediada por complejos de proteínas conocidas como inflamosomas, cuya función es actuar como sensores intracelulares para detectar agentes infecciosos, así como señales de peligro que están asociadas con enfermedades neurológicas, incluyendo meningitis, accidente cerebrovascular y Alzheimer. El inflamasoma se puede activar en el SNC bajo diversas condiciones que desencadenan inflamación, incluyendo infección aguda (por ejemplo, virus, bacterias), inflamación crónica (por ejemplo, las proteínas mal plegadas como la β-amiloide, α-sinucleína y la proteína prión) y lesiones asépticas agudas  (exceso de ATP) (ver figura).

 

El ensamblaje de un inflamasoma, activa a la caspasa-1 pro-inflamatoria, que posteriormente activa a los precursores de las citoquinas pro-inflamatorias IL-1β e IL-18. Estas citoquinas promueven una variedad de procesos de la respuesta inmune innata asociados con la infección, la inflamación y la autoinmunidad, y juegan un papel fundamental en el inicio de la neuroinflamación y la posterior aparición de enfermedades eurodegenerativas, deterioro cognitivo y demencia. En particular, los inflamasomas NLRP1/2/3 y NLRC4 pueden también ser importantes en la etiología de la depresión, la enfermedad de Alzheimer y en trastornos metabólicos tales como diabetes tipo II, obesidad y enfermedades cardiovasculares que ha demostrado tener comorbilidad con enfermedades psiquiátricas.

Neuroinflamacion500 

Taper comercializa productos para la investigación de la Neuroinflamación e inflamasomas de la empresa Adipogen. Para más información sigue el enlace:

http://www.adipogen.com/media/Catalogs/PDFs/Neuroscience_Flyer_2014_AdipoGen.pdf

Taper distribuye los kits LEGENDplex ™ de BioLegend. Se trata de inmunoensayos* basado en bolitas microscópicas que utiliza los mismos principios básicos de ELISA tipo sándwich (ver entrada en al blog del 13 de octubre de 2014)

 

1.        Las poblaciones de bolitas vienen en dos tamaños y diferentes niveles fluorescencia de APC, lo que permite ser distinguidas claramente entre sí. Cada conjunto de microesferas se conjuga con un anticuerpo específico en la superficie y sirve como la bolita de captura para ese analito en particular. Cuando un panel seleccionado de bolitas de captura se mezclan entre sí y se incuba con una muestra desconocida que contiene los analitos de interés, cada uno estará unido a su microesfera de captura específica.

La histamina es una amina involucrada en las respuestas locales del sistema inmune. Tiene un papel fundamental en las reacciones alérgicas. También regula la liberación de ácido gástrico en el estómago y la motilidad intestinal. Actúa como neurotransmisor en el sistema nervioso central, regulando el ritmo biológico del sueño y el control del apetito. Una nueva evidencia también indica que la histamina desempeña una función importante en la quimiotaxis de glóbulos blancos así como de los eosinófilos.

La Citogenética es una rama de la genética que analiza el número y la estructura de los cromosomas humanos y animales. Los cambios que afectan a la cantidad y/o a la estructura de los cromosomas pueden causar problemas en el crecimiento, desarrollo y funcionamiento del cuerpo. Dependiendo del tamaño, la ubicación y el tiempo, los cambios estructurales en los cromosomas pueden provocar anomalías congénitas, síndromes o incluso cáncer.